miércoles, 27 de agosto de 2014

#AlaChambaEnBici Libertad en la ciudad sobre una bici

Esta semana se cumple un mes desde que me anime a irme a la chamba en bici, mi trabajo queda relativamente cerca de mi casa, el trayecto en transporte publico me toma de 30 a 15 minutos (si lo hago en taxi) y viendo por la ventanilla de los atestados o lentos autobuses, veia a los libres ciclistas que se movilizaban felices entre los autos  y la congestionada ciudad,  un buen dia me dispuse a buscar una bicicleta adecuada para una distancia moderada y que contara con todos los elementos necesarios para un viaje eficaz, ya que la que tenia era una bicicleta muy sencilla para tramos cortos y que me dificultaba el translado en una distancia mayor a los 15 o 20 minutos.





habiendo cambiado de modelo de bicicleta, le dije adios a mi bici sencilla y que me había acompañado en varias aventuras a lo largo de los años  y lo hice via trueque, cambiandola por objetos muy utiles y maravillosos: entonces me contacte con el colectivo Insolente via e mail y rapidamente planearon mi ruta al trabajo partiendo desde mi casa.


Insolente se define a si mismo  como: “una organización de mujeres que desarrolla y promueve proyectos que inspiren la transformación de la movilidad en las ciudades. Fomentamos el uso de la bicicleta, usándola como nuestro medio, pues nuestro fin es una ciudad en movimiento, con menos tráfico, contaminación y estrés. Más tiempo, más salud y más sonrisas.” ¿Qué significa todo esto? Sí, somos un grupo de chicas, pero en ocasiones también colaboran hombres con nosotras. ¿Qué es lo que buscamos? Transformar la movilidad en las ciudades, queremos gente más sana, más feliz y con un tiempo de traslado menor y más seguro. ¿Cómo lo hacemos? Fomentando el uso de la bicicleta. Hay muchas razones por las cuales hacemos las cosas a nuestra manera, pero más allá de argumentar, lo que busco con este texto, es invitarlos a unirse a nuestro movimiento; claro, si es que te sientes identificado. Si después de leer estas líneas, te andan dando ganas de hacer insolencias, no dudes en contactarnos. (al final de este post encontraran los links de contacto)

así me contacte con el colectivo, dos de sus miembros acudieron a mi llamado  y después de inspeccionar mi bici y darme nociones de seguridad nos lanzamos a la aventura, mi ruta es de 8 km de ida y 8 de regreso, transitando principalmente en una avenida que  no tiene grandes complicaciones únicamente algunos baches y coladeras a su paso  y un cruce importante; me mostraron la importancia del uso de  casco, reflejantes y de mantenerme siempre visible a los autos , transporte publico, peatones y demás  vehículos; fue entonces cuando me animé y me di cuenta que no es tan difícil como parece, me ayudaron a darme cuenta de mis capacidades físicas y gracias a la motivación y ayuda que me brindaron las chicas de Insolente fue que me animé a realizar mi recorrido diario en bicicleta.





Tuve un percance relativamente pequeño hace una semana, el cual me ha mantenido inactiva hasta que reemplace la pieza afectada de mi nuevo medio de transporte para distancias medianas y cortas, mi bicicleta sufrió al igual que yo una caída al enrielarme en una coladera y se le enchuecó la estrella, al parecer habrá que reemplazarla, sin embargo esta caída me motiva a ser más observadora y consciente de mi entorno y los obstáculos con los que me encuentro.




Esta experiencia también me lleva a ser mejor conductor de auto, ya que también conduzco uno, la experiencia como ciclista urbana me hizo darme cuenta de la importancia de respetar los espacios reservados para ciclistas y transeuntes, el cuidar no solo mi vehículo, sino también a las personas y vehículos que lo circundan, no invadir espacios y fijarme siempre cuando abriré mi puerta en búsqueda de ciclistas; también me doy cuenta de la irresponsabilidad con la que muchos automovilistas se desplazan en especial los taxis y los microbuses, que no tienen cuidado ni del peatón, los ciclistas o cualquier otro vehículo, causando afectaciones al transito.

Ir a la chamba en bici te da  una sensación de fortaleza, de libertad, es curioso como cambia el caracter al andar en bicicleta, hay empatía y simpatía en algunas personas hacia el ciclista, sin embargo nunca falta algún idiota gritando cosas o haciendo ademanes extraños, pese a eso para mi ha sido una experiencia de crecimiento, confiar en tus propias piernas para llegar a tu destino, con una sonrisa en el rostro.



Para cualquier contacto con Insolente dejo los links

lunes, 18 de agosto de 2014

Rostros cortados por la mitad... Tattooç

Mirando hacia atrás en la historia, una decapitación por una espada (o un hacha) era una forma honorable de morir para un aristócrata o un valiente guerrero. Pero se hizo algo malo, algo que se considera un crimen capital, es probable que vería la guillotina y eso no es nada para presumir. Hay muchas pinturas que representan decapitaciones en eventos como "La ejecución del duque en Tewkesbury en 1471", "La decapitación de San Juan Bautista," y "Ana Bolena en la Torre de Londres en espera de su decapitación." Los tiempos han cambiado, y  es menos violento hoy en día, pero todavía hay una fascinación con cosas impactantes, y cortar la cabeza de alguien en realidad puede ser visualmente interesante si se ilustra por la persona correcta. Los tatuajes incluidos aquí pueden tener nada que ver con las decapitaciones reales en el sentido serio, pero se puede cortar y rebanar para crear composiciones únicas y extrañas...







Tatuajes hechos por:


Post Original: scene 360


jueves, 7 de agosto de 2014

Exposición de moda en el Palais Galliera, los fabulosos 50's

¡Ah, aquellos fabulosos cincuenta! Realmente no quiero revivirlos porque éste era un período en el que las mujeres debían ser encantadoras y suaves, tirar sus chaquetas de hombros amplios de trabajadoras de guerra y volver a ser las pequeñas esposas corteses en controladores corsés.

Pero la propia ropa parece deliciosa: faldas con espumosas enaguas y pechos que se hinchan como la marea, como en esta fotografía de Brigitte Bardot, la insinuante joven actriz francesa.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Atuendos diurnos de los 50’s: , Christian Dior, a/w ’49; Christian Dior, a/w ’50; Pierre Cardin, a/w ’58; Jacques Fath, s/s ’55
Foto: Pierre Antoine
Una exposición de moda en el Palais Galliera en París aborda ese período. Toma una visión general de la década mostrando portadas de la revista Elle y Paris Match, las cuales contaron con la estrella de cine Grace Kelly, que se convirtió en la Princesa de Mónaco, en un “audaz” traje de baño de dos piezas. La otra figura de portada favorita era el corpulento Christian Dior, el rey de la costura, cuya compañía fue la mayor exportadora de moda en Francia.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Vestidos de día de los años 50's. Pierre Balmain, 1951-52; Jean Dessès, 1955-58; Christian Dior, 1950-51; Paul Daunay, 1952-57; Carven, primavera-verano 1951; Balmain, primavera/verano 1954.
Foto: Pierre Antoine
La muestra Los 50's (hasta el 2 de noviembre), que se centra en la moda francesa de 1947-57, es un triunfo para su comisario Olivier Saillard. Ya que ha juntado, no sólo la magnífica vida de los vestidos de fiesta (preciosos como son) o los inteligentes trajes de día que siguieron a la famosa silueta Bar de Dior, sino también las muchas otras partes del período.

Así como lo arrogante, está lo travieso: los tempranos bikinis de playa – con los lujosos estampados hawaiianos y los tops con copas tipo sujetador; y sombreros, coquetos y frívolos con plumas y atrevidos velos.
Suzy Menkes exhibición the 50s
The New Look: Portadas de los 50's frente a un abrigo de Jacques Fath de la colección otoño/invierno 1948-49 (izquierda) y un vestido de la colección de Dior otoño-invierno 1947. En el otro extremo, el modelo 'Bar' de Dior de 1947.
Foto: Pierre Antoine
Saillard muestra también un buen ojo para los pequeños detalles. Muestra las nobles esculpidas prendas de Cristóbal Balenciaga y los bien torneados vestidos de cadera redonda de Jacques Fath. Pero también hay espacio para un bolso de plástico sin etiqueta con su parte superior decorada con rosas de color rosa que combinan con el decorativo fresco del techo del museo.

La revelación para mí fue el verano en los 50's. Conocía el invierno, con sus elegantes abrigos y trajes, llevados con zapatos desgastados y guantes. Era muy consciente de las faldas rectas hasta las rodillas que convulsionaron a las mujeres y que frenaban su caminar.

Pero qué divertidas eran las coloristas faldas proyectándose desde la cintura y girando en un dobladillo con dibujos. El comisario incluso encontró los cárdigans más deportivos, pantalones Capri y vestidos con faldas plisadas y motivos florales o de lunares. Podrían salir del museo y volver a las calles 60 años después.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Sportswear y trajes de baño: Un vestido de algodón de popelín de Hermés de la colección primavera-verano 1952, un conjunto de playa de Jacques Heim, primavera/verano 1947. En las vitrinas los trajes de baño de Jacques Heim (1949-1951).
Foto: Pierre Antoine
Mi favorito fue un vestido de Hermès, aparentemente simple, con su cuello y sus bolsillos pintados con un pincel negro sobre amarillo mostaza. Podría –y debe– estar en el escaparte de Hermès hoy mismo.

Por supuesto, también están los vestidos, que ocupan una gran parte de la exposición, ya sea con todo el glamour de una falda abullonada o reducido a unas pocas líneas en los dibujos gráficos de René Gruau.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Vestidos de noche de Christian Dior 1952-55
Foto: Pierre Antoine
Visto de cerca, el trabajo en estos vestidos de gala es extraordinario: los bordados de flores en tres dimensiones en ese espeso vestido de duquesa satinado que parece una escultura sobre el cuerpo.

Saillard también está deseoso de mostrar la inventiva, como en un vestido de Madame Grès, que ilustra su capacidad para plegar y drapear ricos materiales como el terciopelo.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Vestidos: Desde la izquierda, vestido de Christian Dior de 1953-54; vestido de tul bordado de 1947 de Jacques Fath y vestido de noche de seda y terciopelo de Madame Grès, otoño-invierno 1956.
Foto: Gregoire Alexandre
Luego está la lencería. Toda la década se centró en las medias de nylon, ese sueño de los años de la guerra cuando las elegantes damas francesas dibujaban una falsa costura en la parte posterior de sus piernas. En exhibición están las más finas medias con las firmas Givenchy o Balenciaga en el punto en el que se llevaban recortadas con una liga por el muslo.
 
Suzy Menkes exhibición the 50s
Medias de Givenchy, Balenciaga y Christian Dior, y lencería de 1955.
Foto: Pierre Antoine
Me pareció tan hermoso que el corsé de color nude estaba ataviado con encajes y lazos, que casi me olvidé de lo incómodo y controlador que debió ser.

Es difícil tomar un período tan remilgado como los 50's y hacerlo parecer intrigante. Sin embargo, Olivier Saillard ha usado su inteligencia y su gusto incluso para escoger cuidadosamente clips de película de desfiles de moda de las casas de la Alta Costura. (Las modelos parecen abuelas para los parámetros de hoy en día).
Suzy Menkes exhibición the 50s
Christian Dior por Yves Saint Laurent, Vestido de noche Aurore corto, s/s 1958
Foto: Eric Emo / Galliera / Roger-Viollet
La exposición del Palais Galliera desafía unos cuantos clichés de la moda. Cristóbal Balenciaga no sólo hizo formas arquitectónicas que ensombrecían la silueta, sino también saltarines vestidos con guirnaldas de tela en el dobladillo. Y del particular estilo de los 50's llegó otro "nuevo look", como Yves Saint Laurent modernizando a Dior, y luego André Courrèges hizo trajes que crearon una ruptura con el período de post-guerra, catapultando el estilo a los swinging 60's.
Suzy Menkes exhibición the 50s
Muestra del diseñador Andrés Romo en Alta Roma’s A.I. Artisanal Intelligence
Foto: Ariel Gabriel La Rosa, Desiree Bazzo / Luca Sorrentino



Post original VOGUE

lunes, 4 de agosto de 2014

¿Como se verá mi tatuaje con el paso del tiempo?

¿Cómo se verá un tatuaje con el paso del tiempo? ¿Cuánto durará en perfecto estado? 







Es, posiblemente, la gran duda de los que optan por grabarse con tinta la piel. Ian Eames, investigador del University College de Londres, acaba de publicar un modelo matemático, publicado en Mathematics Today, que pretende predecir el aspecto de los tatuajes con el paso del tiempo: "Mi investigación proporciona un marco matemático que nos permite predecir cómo se moverán en la piel las partículas de tinta en un periodo de 20 años. Esto ayudará a sentar las bases para evaluar las implicaciones de los tatuajes en la salud. También servirá para que las personas que decidan tatuarse se hagan una idea de cómo se verá su dibujo al cabo de los años", explica Eames, en una información recogida esta semana por Europa Press. 

El investigador británico ha creado un modelo teórico que integra datos del movimiento de las partículas colorantes del tatuaje en las células cutáneas y que pronostica su evolución a largo plazo. "Las partículas de la tinta son insolubles y no se disuelven, sino que se dispersan. El modelo técnico que he aplicado en este caso es común en, por ejemplo, el estudio de cómo las partículas se propagan en el entorno de un hospital o las turbulencias que esparcen un contaminante en el mar o en el aire", detalla Eames. 





Las conclusiones a las que llega son que los tatuajes de mayor tamaño y líneas más gruesas envejecen mejor que aquellos que son más pequeños y detallados, puesto que las líneas finas acaban desvaneciéndose antes, en unos diez o quince años, aproximadamente. Durante el proceso de tatuado, las tintas que se insertan en la dermis provienen, en la mayoría de casos, de metales pesados, como mercurio, plomo, cadmio, níquel, cinc y hierro, y están compuestas por una suspensión de partículas insolubles en agua. Al pinchar la dermis con la aguja, el organismo genera una respuesta inmune que hace que los glóbulos blancos acudan a limpiarla, lo que provoca que se elimine tinta.

 En un mes, el nexo entre la epidermis y la dermis se habrá reformado, quedando fijo para siempre el tatuaje al cuerpo. Con el paso del tiempo, las células que contienen la tinta mueren, se dividen o se desprenden del organismo, en un proceso inevitable que acabará alterando el dibujo. "El tipo de piel, la edad, el tamaño del tatuaje, la exposición al sol y el tipo de tinta usada son los factores que determinan cómo cambiará el tatuaje con el tiempo”, aclara el investigador.


¿Que pasará a lo largo de los años? 






Se pueden deteriorar por muchos factores.... 

como por ejemplo por la edad.

Aunque todos envejecemos, no todos lo hacemos de la misma manera. Como lo hemos visto en otras oportunidades, ya sea hablando de la tolerancia del dolor, la curación o los procesos de cicatrización, no todos los cuerpos funcionan igual, habiendo así quienes pueden tolerar más dolor que otros, sanar más rápido o, viniendo al caso, envejecer de forma más notoria o saludable que otras. 

En este punto inciden muchos y variados factores, como el estilo de vida de cada persona, sus hábitos alimenticios, el cuidado de su salud, ciertos aspectos ambientales a los que se expone y hasta la herencia genética. El hecho es que con el paso de los años y de acuerdo a estos factores, en mayor o en menor medida, los tejidos de la piel comienzan a perder elasticidad y humedad. 

Como consecuencia de todo esto, el tatuaje pierde calidad de forma inevitable, se ablandan los colores, se debilitan las líneas y finalmente, se pierde la nitidez del tatuaje en general. Ésta es una de las razones por las que los tatuadores muchas veces suelen darnos la opción de un tatuaje más grande, capaz de disminuir las posibilidades de que con los años se vuelva una gran mancha deforme en la piel. 



se pueden deteriorar por el sol: 

Mientras envejecemos también pasamos más y más tiempo aumentando nuestra exposición al Sol. Como ya hemos hablado anteriormente, esto es muy malo para nuestros tatuajes, así como lo es en muchos otros aspectos de nuestra salud. 

Con el tiempo, exponernos a la luz solar degradará significativamente la calidad del tatuaje y especialmente aquellos con muchos colores, ya que pueden perderse fácilmente. El Sol y los tatuajes son grandes enemigos, así que si quieres mantener tu tatuaje en buen estado, debes tener esto en cuenta. 


se pueden deteriorar por el aumento de peso: 

Finalmente, otra de las características de la vejez suele ser el aumento de peso. Cuando se sube de peso la piel cede y termina estirándose, por lo que, dependiendo de dónde se ubica el tatuaje, su apariencia puede verse considerablemente afectada. 

Si el tatuaje se encuentra en una parte del cuerpo en donde hay poca piel y músculo, como en los pies, las manos o el pecho, el tatuaje probablemente va a perder un poco de calidad con un aumento de peso. Pero en otros lugares como los brazos, las piernas y sobre todo el vientre, es probable que quede arruinado. 

Por lo tanto, en la medida en que sea posible, lo mejor que podemos hacer es intentar mantenernos en forma y evitar cambios bruscos en nuestro cuerpo. Aunque hay que considerar que el paso del tiempo es inevitable. Bien, éstos son algunas de las cosas que debes tener en cuenta al momento de plantearte qué pasa con los tatuajes y la vejez.

yahoo respuestas


20 minutos